ESPAÑA, los 4.000 REALES de VELLÓN de 1835 del Banco Español de San Fernando.

“La Notafilia es Arte, es Cultura, es Historia, …¡Descúbrela!”

Desde “Rarezas” nos acercamos a los primeros pasos del papel moneda español a través de un peculiar billete, tipo “sábana”, de 4.000 Reales de Vellón de 1835 emitido por el Banco de San Fernando.

El Banco Español de San Fernando nace de la necesidad de reforzar la posición y peso de un debilitado Banco de San Carlos (primer banco español, fundado en 1782 bajo Cédula real -de Carlos III, pero con capital privado). Se creó en 1829 de la mano de los mismos accionistas que su antecesor y supuso la liquidación de este último. Podríamos indicar que fue el primer Banco español emisor de billetes, dado que su antecesor, el Banco de San Carlos se limitó a la emisión de cédulas, que reconocían una deuda u obligación pero no un pago al portador.

España 4.000 reales de Vellon 1835 Banco de San Fernando anverso y reverso

Se mantuvo como único emisor de billetes hasta 1844, año en que irrumpieron el Banco de Isabel II y el Banco de Barcelona. En 1847 el Banco de Isabel II y el de San Fernando se fusionaron en una sola entidad, que mantuvo el nombre de Banco de San Fernando.

Fue precisamente el Banco Español de San Fernando el que apenas dos décadas después de esta emisión (en 1856) se transformaría en el Banco de España y daría entrada en el billetario nacional a las emisiones de varios Bancos provinciales de diferentes ciudades españolas.

España en 1835 acababa de estrenar el reinado de Isabel II (1830-1904) bajo la regencia de su madre María Cristina (esposa del rey Fernando VII). Isabel II reinaría entre 1833 (muerte de su padre) y 1868, aunque en su primeros años siendo una niña el país se hallaba inmerso en la 1ª Guerra Carlista (1833-1840), guerra civil por la disputa del trono entre Carlos María Isidro de Borbón (hijo de Carlos IV y hermano de Fernando VII, o sea tío de la reina niña) y la propia reina Isabel II. Cristinos (isabelinos) y carlistas estuvieron en contienda varios años, culminando esta primera guerra con el  Abrazo de Vergara en 1839, donde el General Espartero (isabelino) y representantes carlistas firmaron la paz.

España 4.000 reales de Vellon 1835 Banco de San Fernando anverso I

El billete de 4.000 reales de vellón de 1835 –Banco de San Fernando nos ofrece al anverso un marco-orla de grecas en forma rectangular, obra de los grabadores Mariano González Sepúlveda y Rafael Esteve, en composición repetitiva que enlaza hojas de acanto con figuras de querubines alados, cabezas de carneros, cabezas de aves y botones florales.

Impreso en papel satinado muy fino, conocido como “papel de China” (de fabricación castellana, por la empresa Grimaud de Guadalajara), lleva las firmas a mano del Conde de Guaqui como Comisario Regio, Francisco Fernández Suárez como Cajero y Andrés Caballero como Director. También la numeración de serie y su valor aparece manuscrita. Se estima que su tirada fue de 1.000 ejemplares (fuente: Enciclopedia de Billetes de España, edición Filabo 2006), aunque circularon poco entre particulares y más en operaciones con el Tesoro y otras entidades administrativas estatales de entonces. Tiene un tamaño de 158x230mm

España 4.000 reales de Vellon 1835 Banco de San Fernando detalle marco superior

Al centro superior el escudo del Banco Español de San Fernando en forma de disco entre dos querubines; en su interior dos brazos estrechando sus manos bajo el texto “FIDES PUBLICA”. Los querubines cruzan ramas de laurel y espigas de trigo coronando el logo. A derecha e izquierda, en las esquinas de este marco superior, los escudos de León y Castilla soportados por dos telamones infantes.

España 4.000 reales de Vellon 1835 Banco de San Fernando detalle marco inferior

Para la greca inferior mantienen la ornamentación del marco superior pero sustituyendo el escudo del Banco por dos cornucopias de flores cruzadas y flanqueadas por dos querubines. En las esquinas los mismos escudos de León y Castilla en posiciones alternadas (izquierda y derecha respectivamente).

Sus peculiaridades nos sorprenden con un horario definido para su cobro, “El Banco …pagará …al portador …en metálico … desde las diez hasta la una del día”.

¿no os suena algo si analizamos como operan los bancos actuales con sus clientes para determinadas transacciones (ingresos, pagos en metálico…)? 

¿Será que la historia se repite?

También puede resultar anecdótica la penalización definida ante su falsificación; el texto grabado en su lateral derecho y en mayúsculas cursivas “PENA DE MUERTE AL FALSIFICADOR” debió ser muy sugestivo,…y es que 4.000 reales era mucho dinero. Sin embargo sí fueron contrastadas falsificaciones, aunque desconozco si la pena aludida fue aplicada a los responsables de las mismas. Esta leyenda aparece en el lado derecho del marco greca, en posición de lectura de arriba hacia abajo.

España 4.000 reales de Vellon 1835 Banco de San Fernando detalle texto sellado en seco

Como si se tratase de un sello en seco, contemplamos el texto “BANCO ESPAÑOL” y el valor “4000R” en dos cajetines horizontales superpuestos (arriba y abajo) encerrando el texto grabado al centro del billete.

España 4.000 reales de Vellon 1835 Banco de San Fernando reverso

 Al ser un billete uniface, no tiene definidas composiciones en su reverso, aunque el finísimo papel de China utilizado traspasa completamente los detalles de firmas, cajetines y sellos en seco de su anverso.

Su papel de base no presenta ninguna filigrana ni marca de agua. En cuanto a su catalogación internacional, no aparece reflejado en la enciclopedia SCWPM por lo que no os puedo indicar ningún nº pick de clasificación. Si lo está, obviamente en catálogos españoles.

España 4.000 reales de Vellon 1835 Banco de San Fernando al trasluz


Una joya de papel en los primeros pasos del papel moneda en España que merece una pausada revisión. ¡Espero que os guste!

ESPAÑA, los REALES de VELLÓN del Banco de Zaragoza de 1857

España reales de vellón 1857 -Banco de Zaragoza con matriz anversos

“La Notafilia es Arte, es Cultura, es Historia, …¡Descúbrela!”

Desde “Rarezas” y “Miscelánea” nos situamos en la España de mediados del s. XIX para revisar el billetario de uno de esos Bancos provinciales a los que se les permitió emitir billetes, para su zona de influencia, con el permiso del recién creado Banco de España. Esto permitiría que el papel moneda comenzase a moverse en todo el territorio nacional. Revisaremos algunas de las emisiones de 1857 del Banco de Zaragoza.

El Banco de España fue creado en 1856 como transformación del Banco Español de San Fernando, que una década antes se había fusionado con el Banco de Isabel II (en 1847). Paralelamente a esta fundación, se permitiría la creación de Bancos provinciales en diferentes ciudades de España, aunque en dos de ellas ya existían entidades de emisión desde unos años antes (el Banco de Barcelona desde 1844 y el Banco de Cádiz desde 1847).

El Banco de Zaragoza vio la luz como tal en 1857, junto al Banco de Bilbao, al de La Coruña, al de Málaga, al de Santander, al de Sevilla y al de Valladolid. Otras ciudades se unirían unos años más tarde como emisores provinciales (el Banco Balear, el de Burgos, el de Jerez, el de Oviedo, el de Pamplona, el de Palencia, el de Reus, el de San Sebastián, el de Santiago y el de Tarragona). Todas estas entidades gozarían de permiso de emisión durante apenas dos décadas, ya que en 1874 se legisló para que fuese solo el Banco de España quien monopolizase la emisión de billetes para el país, convirtiéndose en emisor único a partir de entonces y dejando a los Bancos provinciales mantenerse ya solo como comerciales, sin posibilidad de seguir emitiendo billetario. Fue el Banco de España, a partir de 1874, quien asumiría la ardua misión de recoger todos los billetes de los bancos provinciales que hasta entonces estuvieron circulando como dinero fiduciario.

España 100 reales de vellón 1857 -Banco de Zaragoza (315x195mm) pk.S451 anverso

Contemplamos los billetes del Banco de Zaragoza de 1857 de 100 reales de vellón, 200 reales de vellón, 500 reales de vellón y 2.000 reales de vellón. Todos los ejemplares mostrados son anversos, uniface, con matriz y sin firmas. La serie se completaba con los valores de 1.000 y de 4.000 reales de vellón. La equivalencia monetaria en esa época, con la coexistencias de diferentes tipos de monedas, nos daba la siguiente paridad:

  • 1 escudo = 2 pesos = 1.088 maravedís = 10 pesetas = 40 reales de vellón
España 200 reales de vellón 1857 -Banco de Zaragoza (315x195mm) pk.S452 anverso

El Banco de Zaragoza se fundó en 1856 por el burgués aragonés y comisionado en la ciudad por el Banco de España, D. Juan Bruil y Olliarburu (1810-1878). En el conocido como Bienio Progresista del general Espartero (entre 1854 y 1856, con el reinado de Isabel II) Juan Bruil ejerció de Ministro de Hacienda dos años. Antes había dirigido la primera sociedad anónima aragonesa, la Caja de Descuentos Zaragozana (1845-1857), que convertiría en el Banco que revisamos. El Banco de Zaragoza se mantuvo hasta 1875, año en que pasaría a llamarse Banco de Crédito de Zaragoza, ya sin privilegio de emisión de papel moneda.

España 500 reales de vellón 1857 -Banco de Zaragoza (315x195mm) pk.S453 anverso

Los billetes, de un tamaño considerable (315x195mm), portaban matriz lateral y superior, que era recortada en el momento de las firmas manuscritas y validación por el Comisario Regio, el Director, el Interventor y el Cajero. Existen variedades uniface (sin reverso) y con reverso (con el valor en nº y texto en una sencilla composición geométrica). Contemplamos ejemplares tipo uniface con matriz.

Sus anversos centran la composición del billete en su esquina inferior derecha ocupando dos tercios del papel (210x135mm), que es el tamaño que tendría el billete validado y recortado. Se usan papeles de distintos colores sobre los que se graba una misma composición de base. Así el ejemplar de 100 reales de vellón se imprime en papel amarillo, el de 200 en papel azul, el de 500 en papel rosa y el de 2.000 en papel salmón.

España 2.000 reales de vellón 1857 -Banco de Zaragoza (315x195mm) pk.S455 anverso

El marco reticulado nos muestra en su parte superior el nombre del Banco en letras artísticas con florituras sobre un entramado floral barroco. También aparece el texto del Banco en el lado izquierdo sobre un entramado semejante pero ya con letras normales. Para los lados derecho e inferior se reparten rosetas de cicloides y en sus centros una cartela con la letra de serie (abajo) y otra con el valor (derecha).

En el interior del marco se muestran los textos de identidad bancaria, motivo y valor de pago, así como sus validadores, en seis tipos distintos de letra. Los nºs de serie aparecen en dos cartelas a ambos lados en tipografía negra.

En su parte superior una artística orla con motivos florales envuelve el blasón que preside el billete, un blasón coronado (con corona real) con dos escudos de armas ovalados; en su derecha el escudo de Isabel II (en sus cuarteles los escudos de Castilla, León, Granada y el escusón de los Borbones, con corona real) y en su izquierda el escudo de Zaragoza (león rampante con corona real abierta –corona de infante y ramas de laurel).

La filigrana solo cubre la parte dibujada en el billete y es de trama geométrica diferente para cada valor. Se acompaña del valor en texto en su pie central, con letra mayúscula de distinto color según éste (letras marrones para el de 100 reales de vellón, letras azules para el de 200, rosas para el de 500 y granates para el de 2.000). Sobre estas letras la filigrana compone el escudo de Zaragoza con un sencillo blasón con el león rampante, que queda como marca de agua central al billete.

Plaza del Pilar de Zaragoza -Octubre 2017

Zaragoza es la quinta ciudad de España, tanto en población como en actividad económica. Capital de la Comunidad de Aragón y bañada por el río Ebro, es un importante centro logístico del nordeste peninsular. Su resistencia contra el ejército napoleónico en los Sitios de Zaragoza (Guerra de la Independencia 1808-1809) le valieron los títulos de Muy Noble, Muy Leal, Muy Heroica, Muy Benéfica, Siempre Heroica e Inmortal.

Interesante billetario de liberarización económica para un periodo progresista y de expansión comercial. ¡Espero que os guste!